Invertir tu dinero en cualquier tipo de obras nuevas atrae un gran riesgo. Esto, debido a que hablamos de rentabilidad a largo plazo, es decir, puede transcurrir mucho tiempo hasta que comiences a recibir ganancias. Además de esto, el espacio disponible para este tipo de construcciones cada vez se reduce más, lo que vuelve más difícil la operación. Actualmente, una de las mejores opciones es invertir en activos en rentabilidad. Esta alternativa te permitirá amortizar el gasto desde el primer momento. Esto se reduce a que, invertir en un edificio de este tipo, te brinda un rendimiento al instante, algo que no sería posible de otra manera.

¿Qué son los inmuebles en rentabilidad?

Primeramente, debemos mencionar que, en la actualidad, este tipo de operaciones son cada vez más comunes dentro del sector inmobiliario. Se trata de propiedades que, debido a la actividad que se realice en ellas, te brindarán beneficios desde el primer momento. Podemos encontrarnos con oficinas, tiendas, pisos destinados a la actividad turística, estudios o cualquier otro negocio enfocado a lo comercial.

Lógicamente, la rentabilidad del edificio repercute en el precio de la venta del inmueble, aunque no es una cuestión que deba preocuparte excesivamente. Otro aspecto que no debemos pasar por alto es qué se entiende por una buena rentabilidad. Algunos dirán que basta solo con un 5%. Pero para otros, solo se puede conversar sobre una rentabilidad aceptable si sobrepasa el 8%. La verdad es que depende de cada quien. Además, la ubicación del inmueble y otros factores también tienen un papel importante. Por ejemplo, las viviendas destinadas al uso turístico te permitirán conseguir un mayor rendimiento.

Tipos de rentabilidad

Existen diversos tipos de rentabilidad. ¿Cuáles son? Pues bueno, hay varias formas de clasificación y muchos de estos términos se utilizan con frecuencia en el ámbito empresarial. Entre todos estos podemos mencionar a 2 que son esenciales:

  • Rentabilidad económica. Es conocida como Retorno de la Inversión o ROI, por sus siglas en inglés. Es la que considera solo el ingreso bruto y no toma en cuenta los medios por los que se ha conseguido dicha inversión, es decir, el financiamiento y deudas en general.
  • La rentabilidad financiera. La conocida Return on Equity, o ROE, por sus siglas. Se trata de la que toma en cuenta los intereses, impuestos y los múltiples gastos financieros. En definitiva, mide la capacidad de crear beneficios a partir de los fondos propios.

¿Cómo calcular la rentabilidad de tu inmueble?

Algo que no muchos saben es que, calcular la rentabilidad obtenido por tu inversión inmobiliaria no es difícil. Solo necesitas ciertos valores dependiendo si se trata de un inmueble en venta o en renta. En el caso de que sea una propiedad en venta, tienes que realizar tus cálculos considerando lo siguiente:

  1. El valor actual: a cuánto lo estas vendiendo.
  2. El valor inicial: cuánto fue lo que invertiste en el inmueble.

Al valor propio de la venta se le tiene que restar el monto de la inversión inicial. Posteriormente, dividirlo entre la misma inversión inicial, multiplicarlo por 100, y el resultado debería ser la rentabilidad mostrado en porcentaje. Ahora bien, en el caso de que se trate de un inmueble en renta, entonces debes tener en cuenta los siguientes elementos:

  1. Los ingresos anuales: se refiere a la suma de todos los pagos realizados en ese tiempo.
  2. El gasto de mantenimiento: estos son gastos por remodelaciones o diferentes servicios.
  3. El valor inicial: igual que el punto anterior, se refiere a lo que invertiste en el inmueble.

Cuando se trata de la renta, a los ingresos anuales le tienes que restar los gastos realizados por mantenimiento. Luego, dividir el resultado entre la inversión inicial, ahora multiplicarlo por 100. El resultado de esta operación sería la rentabilidad del inmueble en el plazo de un año. Ten en cuenta que los gastos por mantenimiento pueden variar, debido a que hay algunas personas que rentan el inmueble con servicios escasos. Mientras que, por otro lado, hay otros que incluye hasta el servicio de internet.

activos-en-rentabilidad

Recomendaciones para invertir en activos en rentabilidad

Si un inmueble en rentabilidad brinda algunos ingresos de antemano porque en él se realice alguna actividad, lo primero que te debe interesar son las ganancias demostrables de ese edificio. Por esta razón, el vendedor debe ofrecerte este dato, ya que es el punto de mayor interés de la vivienda. Además de esto, es esencial que te fijes en la actividad que allí se desarrolla más el equipamiento con el que dispone. Por ejemplo, a un inmueble enfocado en el turismo se le dará más valor si incluye una piscina. A un edificio de oficinas se le da valor si cuenta con estacionamiento para los trabajadores, etcétera.

Algo similar sucede con la localización; este es un factor clave a la hora de sacar la máxima rentabilidad posible. Debes analizar bien la zona donde se encuentra y el inmueble en relación a la inversión que quieras realizar. Debes buscar un precio que se encuentre acorde al mercado agregando el plus de la rentabilidad. Por otro lado, analiza al inquilino que ocupa la vivienda. Es aconsejable que sea de total confianza y asegurarte una óptima rentabilidad.

¿Por qué invertir en los activos en rentabilidad?

La inversión en inmuebles de rentabilidad te asegura un rendimiento desde el primer momento sin la necesidad de buscar inquilinos. Tal como lo comentamos anteriormente. Con una construcción en obra nueva cada vez más escasa, esta se presenta como una alternativa muy eficiente. Estamos ante un tipo de inversión que será un ganar-ganar. Gracias a que habrás adquirido un inmueble muy interesante y, además, conseguirás un rendimiento inmediato, lo cual es la clave del éxito de toda inversión.

Ahora que ya conoces lo que son los activos en rentabilidad, quizás estés planeando invertir en inmuebles bajo estas mismas condiciones. No debes olvidar la importancia de asesorarte por expertos en estos temas, los cuales te guían para encontrar el inmueble que mejor se adapte a tus metas. Seguir las recomendaciones de los expertos es la mejor manera de asegurarte excelentes resultados.