Una persiana deteriorada, problemas con la caldera o si la nevera no funciona como debería. Estos son tan solo algunos de los problemas que podemos encontrar en una vivienda; puede haber muchos otros. Frente a este tipo de inconvenientes nosotros mismos podemos hacernos cargo, pero, cuando se trata de un piso de alquiler ¿Quién se hace cargo? Es muy relevante que, tanto los propietarios como los inquilinos, conozcan cuáles son las responsabilidades que recaen en cada uno. Sólo así se podrán evitar futuros problemas.

Ante las dudas, tanto de arrendador como de arrendatario, hemos decidido desarrollar este artículo, con la idea de despejar muchas dudas. Continúa leyendo y conoce quién debe hacerse cargo de los problemas en un piso.

¿Cómo sabemos quién se hace cargo?

La LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) en el capítulo IV especifica las obligaciones y los derechos de cada una de las partes. Por otro lado, también detalla en el artículo 21 las normas que rigen el cuidado o mantenimiento de la vivienda en cuestión.

Artículo 21. Conservación de la vivienda

  1. El arrendador está obligado a realizar, sin derecho a elevar por ello la renta, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso convenido, salvo cuando el deterioro de cuya reparación se trate sea imputable al arrendatario a tenor de lo dispuesto en los artículos 1.563 y 1.564 del Código Civil.

La obligación de reparación tiene su límite en la destrucción de la vivienda por causa no imputable al arrendador. A este efecto, se estará a lo dispuesto en el artículo 28.

  1. Cuando la ejecución de una obra de conservación no pueda razonablemente diferirse hasta la conclusión del arrendamiento, el arrendatario estará obligado a soportarla, aunque le sea muy molesta o durante ella se vea privado de una parte de la vivienda.

Si la obra durase más de veinte días, habrá de disminuirse la renta en proporción a la parte de la vivienda de la que el arrendatario se vea privado.

  1. 4. Las pequeñas reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda serán de cargo del arrendatario.

Reparaciones del inquilino en un piso de alquiler

  • Los problemas existentes en el piso producto de un mal uso deben ser responsabilidad del inquilino, como ya lo mencionamos. Este tiene la obligación de conservar el estado de la vivienda bajo las mismas condiciones que se la entregaron.
    • Problemas en la instalación eléctrica a causa de una sobrecarga.
    • Deterioro de utensilios o muebles dentro de la vivienda.
    • Problemas de pintura: hacer agujeros en las paredes, pintar algún espacio de otro color y sin permiso, etcétera.
  • Específicamente en el artículo 24 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, podemos leer que ‘’las pequeñas reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda serán de cargo del arrendatario”. Por ‘pequeñas reparaciones’ se entiende aquellas que guarden relación con el desgaste o deterioro habitual del uso. Entre estos, por ejemplo, podemos encontrar: el atascamiento de un desagüe, una cisterna que ande cargando mal o la reparación de alguna persiana rota, etcétera.

¿Qué reparaciones son a cargo del arrendador?

  • La conservación de cuestiones como las paredes, el techo y el suelo debe correr por su cuenta. Esto, siempre y cuando el inquilino les haya dado un uso adecuado.
  • El propietario tiene la responsabilidad de llevar a cabo obras necesarias para conservar la vivienda en buenas condiciones sin aumentar el precio del pago mensual.
  • También debe hacerse cargo de la sustitución o reparación de la caldera. El propietario debe encargarse de su debido mantenimiento.
  • Sustitución o mantenimiento de instalaciones de luz y/o agua.
  • Las sustituciones o reparaciones de los electrodomésticos, en un principio, las paga el propietario. Aunque existen excepciones por deterioros causados por el mal uso o reparaciones mínimas.

¿Qué se hace cuando no queda claro quién corre con los gastos en un piso de alquiler? 

Puede existir la situación en la que ni el inquilino ni el propietario quieren hacerse responsables de una reparación. El mejor consejo que podemos darte es intentar dialogar en todo momento. Debes tratar de entablar una conversación para llegar a un acuerdo común sobre la obligación y responsabilidad sobre la avería. Frente a un desacuerdo, el inquilino nunca puede dejar de pagar el alquiler. En tal caso de hacerlo, el propietario puede proceder a demandarte por impago.

También, debemos resaltar que siempre es bueno y recomendable detallar en el contrato de alquiler, mediante cláusulas, quién debe hacerse responsable de cada reparación. Así, podrás evitar problemas futuros o malentendidos entre las partes. Finalmente, recomendamos que ambas partes cuenten con un seguro de hogar, aunque no sea algo de cumplimiento obligatorio. Esto podría cubrir alguno imprevistos y evitar grandes gastos de dinero. Estas son algunas de los consejos que podemos darte si tienes problemas con un piso de alquiler.