Cómo asegurar el cobro de un alquiler

Cómo asegurar el cobro de un alquiler

Inicio >> Blog >> Cómo asegurar el cobro de un alquiler

Si eres propietario de una vivienda y la tienes alquilada querrás cobrar tus mensualidades a tiempo y sin problemas. Sin embargo, todos sabemos que la vida está llena de imprevistos, por lo que existe la posibilidad de que tu inquilino tenga problemas para pagarte. Por ello, en esta ocasión hablaremos de cómo asegurar el cobro de un alquiler. ¡Empecemos!

Consejos para asegurar el cobro de un alquiler

Cuando alquilas tu vivienda lo haces como inversión, para obtener una rentabilidad de ella, y lo último que quieres es que te genere preocupaciones, estrés y problemas. Como sabemos, un contrato de alquiler se celebra entre arrendador y arrendatario para intercambiar el uso de una vivienda por una cantidad de dinero mensual.

En este sentido, el arrendatario o inquilino tiene la obligación de pagar mensualmente el importe del alquiler que se haya acordado en el contrato. Pero a veces, pueden surgir contratiempos e imprevistos que impiden o dificultan que cobres tu alquiler cuando debes. A continuación, veremos algunos consejos para asegurarse de cobrar un alquiler.

Hacer un estudio previo de los inquilinos

El primer consejo que podemos darte es que cuando pongas tu vivienda para alquilar en el mercado prestes atención a las personas que están interesadas. En un momento como el actual, en que la demanda de pisos de alquiler es más alta que la oferta, es muy probable que tu vivienda despierte el interés de todo tipo de público.

En este punto es importante que no te dejes llevar por el deseo de querer alquilar tu vivienda rápidamente. Si contratas los servicios de una inmobiliaria para alquilar tu vivienda, puedes decirles qué requisitos te gustaría que tuvieran los próximos inquilinos; si alquilas tú mismo la vivienda, es importante que filtres todas las solicitudes que te lleguen y ofrezcas visitar el piso solo aquellos que te convenzan.

De esta forma, optimizarás tu tiempo y esfuerzo, ya que solo visitarás la vivienda con las personas que, a priori, te ofrecen ciertas garantías. Una vez hecho esto, el siguiente paso es pedir documentación para realizar un estudio de solvencia del inquilino. Esta documentación, por lo general, suele ser:

  • Tipo de contrato de trabajo
  • Últimas nóminas
  • Declaración de la Renta y pagos de tributos, en caso de que sea autónomo

Con esta documentación podrás hacer tus cálculos, estimar si podría hacer frente al pago mensual del alquiler y asegurarse de cobrar tu alquiler. Como suele decirse, la información es poder.  

Solicitar una fianza

Una vez te hayas decidido por tu próximo inquilino, es muy recomendable que en el contrato dejes estipulado que se exige una fianza. La fianza no es más que una cantidad de dinero que te protege frente a posibles infracciones por parte del inquilino:

  • Desperfectos o daños que ocasione en la vivienda.
  • Impago de suministros
  • Impago de las rentas del alquiler
  • Si el inquilino deja la vivienda antes del tiempo establecido en el contrato

Por tanto, la fianza opera en caso de algún tipo de incumplimiento por parte del inquilino y, como norma general, suele ser una cantidad similar a un mes de alquiler.

Contratar un seguro de alquiler

Una vez realizado el estudio previo del inquilino y de haberle solicitado una fianza no deberías tener problemas con tu alquiler. Sin embargo, muchos propietarios siguen teniendo dudas y deciden contratar un seguro de alquiler. El seguro de alquiler es un tipo de seguro que está ganando protagonismo en los últimos años en nuestro país.

Su finalidad es protegerte frente a posibles impagos por parte de tu inquilino. De esta forma, aunque tu inquilino no te pague una mensualidad, tú la cobrarás de todos modos, gracias al seguro. Como es lógico, dependerá de las coberturas que contrates con el seguro, pero su finalidad es esa: asegurarse de cobrar un alquiler.

Aquí hay un punto importante. Para contratar un seguro de alquiler, las aseguradoras suelen pedir cierta documentación del futuro inquilino para comprobar su situación financiera y solvencia económica. La aseguradora tramitará la documentación y solo en el caso de que el importe del alquiler suponga más del 40% de los ingresos del inquilino, te denegará el contrato. Te dejamos con nuestro artículo de mejores seguros de alquiler para que empieces a comparar y elijas el que más se adapte a ti.

Anticipo de alquiler de viviendas

Ahora que ya sabes cómo asegurar el cobro de un alquiler, te vamos a hablar de otra opción realmente interesante dado que te da más seguridad que las anteriores. El anticipo de alquiler de vivienda es un servicio que te permite adelantar el cobro de las rentas de tu alquiler de hasta 12 meses.

¿Qué quiere decir esto? Pues que si tienes una vivienda alquilada, puedes cobrar de golpe el importe de hasta 12 mensualidades de alquiler. De esta forma, te aseguras de cobrar el alquiler a la vez que obtienes una mayor liquidez. Algunas de las personas que se decantan por este servicio lo hacen para ganar tranquilidad y asegurarse el cobro del alquiler, mientras que otras lo hacen para aumentar su liquidez y poder llevar a cabo otras inversiones como:

  • Reformas en su hogar
  • Reformas en otra vivienda 
  • Hacer frente a imprevistos económicos

Sea como sea, el anticipo de alquiler es un servicio destinado a ti, que eres propietario y quieres asegurarte el cobro de tu alquiler Esperamos que te haya servido el artículo. ¡Hasta la próxima!