A partir del pasado 6 de abril ya se pueden presentar las declaraciones a través de internet. Esta es una vía adoptada por el 92% de los contribuyentes el año pasado. Cabe destacar que no se habilitará la atención presencial sino hasta el 1 de junio. La campaña concluirá el 30 de junio. Para que podamos calcular si este año sale a pagar, la propia Hacienda habilitó la herramienta Renta Web Open, a través del sitio web de la Agencia Tributaria. Se trata, básicamente, de un simulador que avanzará los resultados de forma previa a la presentación de la declaración. De esta forma, podrás declarar el alquiler en la renta fácilmente.

Una contribución que podrán llevar a cabo todos los contribuyentes que deban declarar un inmueble tanto en calidad de propietario como de inquilino. Aunque ambas opciones nos presentan la posibilidad de atenerse a algunas deducciones, la declaración de la renta será distinta en este caso. Por tanto, es conveniente resolver las dudas en este sentido. Para todos los propietarios, el arrendamiento actuaría como un ingreso, mientras que, para los inquilinos, el arrendamiento se valora como un gasto.

¿En qué casilla se pone el alquiler?

En el caso de ser un propietario de una vivienda en alquiler, debes seleccionar la casilla 0075, donde pone arrendamiento. Si  un inmueble cuenta con más de un propietario, a cada uno se le atribuye tanto la renta ganada como los gastos deducibles en función de su porcentaje de propiedad. Todo esto en la casilla 0063.

casilla declarar alquiler

Si el inmueble también ha estado a tu disposición durante un año, debes indicar en específicamente en la casilla 0076 la cantidad de días que ha sido tu vivienda específica.

En las casillas que van desde la 0091 a la 0101, debes indicar el número de identificación de cada inquilino (DNI/NIF, Pasaporte o NIE). También la fecha de inicio del contrato de alquiler en cuestión y la cantidad de días que ha estado alquilado la vivienda durante el año a declarar.

Multa por no declarar alquiler

Si la Agencia Tributaria detecta un alquiler en negro, realiza una propuesta de liquidación. Esto es algo que se conoce como ‘una paralela’ del IRPF del contribuyente. En dicha declaración están incluidos los ingresos obtenidos mediante el arrendamiento. Pero sin aplicar la deducción del 60% de los ingresos netos obtenidos por el alquiler de dicho inmueble.

Además de esto, Hacienda abre un expediente sancionador, cuyo importe varía dependiendo la gravedad del fraude y de los intereses de demora. Según lo expresado en el artículo 191 de la Ley 58/2002, de 17 de diciembre, General Tributaria, las multas por no declarar el arrendamiento de un inmueble pueden variar entre un 50% hasta un 150% de la cantidad defraudada. Esto depende de si la sanción es muy grave, grave o leve.

¿Se puede reducir o evitar la multa de Hacienda por no declarar el alquiler?

Sí, esto se puede hacer a través de una declaración complementaria al IRPF. Si se hace antes de que acabe al plazo de la declaración de la renta, es perfecto. Si no, se aplicarán algunos recargos según el tiempo que ha transcurrido desde la finalización del plazo.

  • Más de un año: recargo del 20%, además de agregar los intereses de demora.
  • Entre los seis y los doce meses: recargo del 15%.
  • Entre los seis y los siete meses: recargo del 10%.
  • Antes de los tres meses: recargo del 5%.

Sin importar como sea, y al margen de las multas por no declarar el alquiler de un inmueble, debemos considerar que, al declarar el rendimiento conseguido por alquilar una vivienda, además de ser ventajoso para el propietario, se cuenta con una bonificación con una disminución del 60% sobre los ingresos totales obtenidos.

¿Cómo un propietario debe declarar el alquiler de una vivienda?

Los propietarios de un inmueble en alquiler que disfruten de ingresos por encima de los 1.600 euros, por esta situación ejecutarán su declaración como rendimientos de capital inmobiliario. En su declaración de la renta, dicho propietario debe especificar si se trata de una vivienda rústica o urbana. También si se encuentra en condición propietaria o usufructuaria, y si dicha vivienda posee más de un propietario.

En caso de darse el último punto, todos deben declarar los ingresos obtenidos. El interesado, en definitiva, puede disfrutar de una deducción del 60% sobre el rendimiento neto de aquellos inmuebles en alquiler. Los cuales estén destinados a vivienda o inmueble habitual.

¿Cómo un inquilino debe declarar el alquiler de una vivienda?

Las deducciones de las que se pueden beneficiar directamente los inquilinos en la declaración de la vivienda no son uniformes en territorio español. Debido a que existen diferentes variables según las comunidades autónomas. Sin embargo, las personas arrendadas con contratos firmado antes del año 2015, tienen la posibilidad de aplicar una reducción por la renta del alquiler de hasta un 10,5%. Esto, sobre una base máxima de 9.040 euros a nivel nacional.

Además de esto, viéndolo desde una perspectiva general, todos aquellos beneficiarios de las ayudas al alquiler en el marco de Plan Estatal de Vivienda, deberán declararlas. Por mencionar un ejemplo, en Aragón, se deducirá el 10% de todas las cantidades pagadas sobre una base máxima de 4.800 euros. Cabe destacar que esto es así, siempre que no superen los 15.000 euros en tributación individual y los 25.000 euros en tributación conjunta.

En conclusión, tanto inquilinos como propietarios deben declarar el alquiler en la renta. Y volviendo al tema de las multas, toda persona que reúna ciertos requisitos está en la obligación de declarar si no desea verse envuelta en un problema tras una multa. En otros sitios web puedes conseguir un paso a paso detallado para que conozcas de primera mano cómo se realiza el proceso de declaración. Esto te garantiza estar al día con lo que exige la ley y no correr ningún tipo de riesgos legales.