La campaña de la declaración de la Renta de este año ya se ha iniciado. Desde ahora, todos los contribuyentes pueden presentar su declaración del Impuesto Sobre la Renta de personas físicas (IRPF). Bajo este sentido, a continuación, leerás un artículo completo hablando sobre la deducción de alquiler del arrendatario en la declaración de la renta. Continúa leyendo y no te pierdas de esta valiosa información.

Gastos deducibles para el propietario.

Según la Agencia Tributaria, se establece una diversidad de gastos deducibles. Básicamente, aquellos necesarios para obtener el ingreso por renta, la amortización del inmueble en cuestión y todos aquellos bienes cedidos con él.

Debido al enorme número de partidas distintas y la dificultad de la gestión de los diversos gastos, es aconsejable ser muy organizado con las facturas. Además de tener anotado de forma específica cada una de las deducciones realizadas. Dicha serie de gastos no está representada por una única lista. Por esta razón, a continuación, conocerás los más frecuentes:

  • Gastos de reparación y/o reparación. Cuando nos referimos a reparaciones, quedan incluidas aquellas reformas que incluyan pintura, sustitución de algunos elementos y reparación de instalaciones. En definitiva, la deducción de este tipo de obras tendrá un importe máximo deducible el cual es equiparable al del ingreso por renta.
  • Enseres y electrodomésticos. Este tipo de artículos se pueden deducir siempre que formen parte de una amortización. Esta supondrá un 10% del total anual por un periodo no mayor a los 20 años.
  • Tributos. Algunos tributos locales que deben deducirse son: tasas de recogida de basura, tasas de alumbrado, tasas de alcantarillado, pago del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Cabe destacar que también son deducibles algunas tasas y recargos nacionales.
  • Cantidades devengadas por terceros. Existe un grupo de servicios extraordinarios los cuales se prestan a la comunidad o propiedad específica que corresponden a servicios prestados. Un ejemplo de estos pueden ser aquellos derivados del administrador de fincas, servicio de jardinería, empresa de seguridad, entre otros.
  • Primas del seguro. Aquellos seguros asociados al inmueble también formarán parte del gasto deducible cada vez que el abono lo realice el propietario. Los seguros principales pueden ser: seguro por robo, responsabilidad civil, rotura de cristales, incendios, etcétera.
deduccion alquiler

Deducción de alquiler Madrid.

La comunidad de Madrid establece una deducción del 30% sobre el alquiler de la vivienda habitual. Hasta una cantidad máxima de 1.000 euros, esto tanto en declaraciones individuales como en declaraciones conjuntas. Para lograr beneficiarse de esta deducción, los declarantes deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener menos de 35 años y estar desempleado por un mínimo de 183 días, y teniendo dos familias a su cargo.
  • Declarar menos de 25.620 euros en renta individual. O menos de 36.200 euros en una renta conjunta.
  • Que la unidad familiar bajo su cargo no supere los 60.000 euros como base imponible.

Además de todo esto, la cantidad destinada al alquiler deben superar el 20% de la suma total de todas las bases imponibles general y del ahorro.

Deducción para el arrendatario por el alquiler de la vivienda habitual

A continuación, te daremos todos los requisitos y los límites establecidos:

Desde el 1 de enero de 2015, se suprimió la deducción por alquiler de la vivienda habitual. Sin embargo, se estableció un régimen transitorio, el cual permite que sigas beneficiándote de dicha deducción si cumples con estos requisitos:

  • Si has celebrado un contrato de arrendamiento anterior a la fecha del 1 de enero de 2015. Y que también hayas satisfecho, con anterioridad a dicha fecha, cantidades por el alquiler de tu vivienda habitual.
  • Has tenido derecho a la deducción por alquiler de inmueble vinculado a cantidades satisfechas por el alquiler de esta vivienda. Todo, en un periodo impositivo devengado con anterioridad a 1 de enero de 2015.

En resumen, podrás deducir el 10,05% de las cantidades satisfechas en el periodo impositivo por el arrendamiento de tu vivienda habitual. Esto, siempre que tu base imponible esté por debajo a los 24.107,20 euros por año. También, sin perjuicio de la deducción por alquiler de vivienda habitual que, en su caso, para cada ejercicio específico, haya aprobado tu Comunidad Autónoma.

Deducción por alquiler de vivienda habitual

La gran mayoría de las comunidades autónomas poseen una deducción de alquiler en el IRPF destinado al alquiler de una vivienda. Esto enfocado principalmente para los inquilinos, sin embargo, también existe alguna que mantiene beneficios fiscales para los caseros. Sólo existe una autonomía que no desgrava el alquiler en la Renta 2021: Murcia. Pero, por otro lado, la mayoría premia a los inquilinos jóvenes, a los mayores o a los discapacitados con una renta determinada.

Las deducciones autonómicas a favor del arrendador se suman a las estatales. El arrendatario puede llegar a deducirse hasta el 60% de los rendimientos relacionados al alquiler. En esta ocasión, sin importar la edad de los arrendatarios.

Ahora bien, en el caso de los inquilinos, sólo pueden disfrutar de la deducción estatal aquellos que firmaron el contrato de arrendamiento antes del 1 de enero del año 2015. En teoría, la desgravación es del 10,05% de las cantidades pagadas, siempre que la base imponible del contribuyente esté por debajo a los 24.000 euros.

Volviendo un poco al tema de la deducción del alquiler en Madrid, cabe destacar que también es necesario que las cantidades pagadas por el alquiler superen el 20% de los rendimientos del contribuyente. Para poder beneficiarse de esta deducción, el inquilino debe haber depositado la fianza dentro del organismo correspondiente y dejar plena constancia del NIF del arrendador. Dicha información se plasma en el apartado ‘información adicional a la deducción autonómica por arrendamiento’ del Anexo B.8) de la declaración. También si llegase a existir un segundo propietario.