A todas aquellas personas quienes viven alquilados, les interesará conocer que pueden beneficiarse de una deducción en el IRPF. Sin embargo, antes de comenzar a desgravar gracias al alquiler, es esencial que se contesten todas las dudas sobre el procedimiento. En esto nos referimos a saber cómo funciona con exactitud y quién puede desgravar su arrendamiento. Por esta razón, hemos decidido redactar este post halando sobre desgravar el alquiler.

Desde el año 2015, solo algunas personas pueden deducir el alquiler a nivel estatal. Además de esto, los requisitos y las condiciones a nivel autonómico son diferentes dependiendo de cada comunidad en específico. En definitiva, si quieres conocer cómo desgravar el alquiler en la declaración y si finalmente cumples con todos los requisitos, continúa leyendo.

¿Quién se lo puede desgravar? 

La deducción por alquiler al momento de generar la declaración de la Renta se fracciona en dos partes. La primera es la estatal, la cual es aplicable en todo el país exceptuando en País Vasco y Navarra. La segunda, es comunitaria; esta depende de una región en concreto, además de tener unas condiciones especiales en función de cada comunidad autónoma.

Hasta la llegada de 2015, la deducción total estatal vinculada con el alquiler era algo global o universal. En otras palabras, cualquier persona que viviera de alquiler podía terminar siendo beneficiario de una deducción en el IRPF. Sin embargo, esto ya no es así desde el ejercicio del año que mencionamos.

En el año actual que vivimos, en la declaración de la Renta de los datos fiscales correspondientes a 2021, sólo los alquileres que hayan sido formalizados antes del día 1 de enero de 2017, tendrán la oportunidad de desgravar. Por ende, si vives de alquiler en la misma vivienda desde antes de dicho año, puedes seguir deduciendo tranquilamente como lo debes haber hecho siempre. Incluso si no prorrogas el contrato y firmas uno nuevo.

Además de todo esto, existen otros requisitos para que puedas desgravar el alquiler en la declaración de la Renta. Como no superar un nivel de ingresos determinados en la base liquidable general, ni de dinero generado por las inversiones que realices (base liquidable del ahorro).

deduccion alquiler

Si llegas a cumplir con todos estos requisitos y quieres desgravar por tu alquiler, debes consignarlo en las casillas correspondientes de la Renta. Dichas casillas son la 562 y la 563. Incluso, al momento de introducir tus propios datos personales, debes identificar la casa donde vives como un domicilio habitual y fiscal.

¿Qué se puede desgravar el arrendador en la renta?

La deducción total para un propietario o arrendador es del 60% de los rendimientos que haya obtenido a través del arrendamiento ese año. Los beneficios totales se calcular mediante la resta de las rentas menos los gastos totales del inmueble. En la declaración, el propietario deberá marcar cuánto tiempo lleva el inmueble alquilado y cuánto dinero neto ha obtenido de dicho alquiler. Mediante estos datos, se procederá a calcular los beneficios y los gastos que ha obtenido finalmente.

Solo realizar esta desgravación si el inmueble en alquiler es de residencia habitual, es decir, que no estén dedicadas al turismo o a alquilar en un corto plazo. A continuación, mostraremos un ejemplo de esto:

  • Hipoteca: 550 euros al mes. Intereses de la hipoteca: 80 euros al mes, lo que da un total de 960 euros por año.
  • Gastos de comunidad: 40 euros al mes, lo que da un total de 960 euros por año.
  • Seguro del hogar: 150 euros.

Los gastos llegan hasta los 1.590 euros. Posteriormente, se debe restar a los 9.600 euros al año obtenidos mediante el alquiler, los 1.590 euros. El resultado final es 8.010 euros; para Hacienda será como si sólo hubieses ingresado dicho monto. A este resultado se le tendría que aplicar la disminución del 60%. Basándonos en el mismo ejemplo, daría un total de 3.204 euros obtenidos, por lo que tributarás el IRPF.

¿Cómo desgrava el alquiler en la Renta?

La cuantía de la deducción final dependerá de la comunidad autónoma en la que se ubique tu vivienda actual. Así como también dependerá de tu base imponible. Y es que, la deducción estatal será progresiva de acuerdo a tus ingresos. Además de esto, existen algunas diferencias referentes a los requisitos y cuantías dependiendo de cada comunidad en específico. Cabe destacar que no todas permiten la desgravación por arrendamiento.

La desgravación estatal en la declaración de la Renta por el alquiler de un inmueble es del 10,05% de lo que se paga de alquiler sobre una base de 9.040 euros por año como máximo. En otras palabras, cuando mucho puedes deducir 9.040 euros al año del gasto del alquiler, siempre que tu contrato tenga una fecha anterior al año 2017.

Por último, dicho máximo solo estará disponible para todas aquellas personas que posean una base imponible que no rebase los 17.707,2 euros. A partir de ahí, se irá disminuyendo hasta finalizar en los 24,107,2 euros. De manera que, si tu base imponible no está por encima de los 24.107,2 euros, no podrás desgravar nada por tu arrendamiento. Incluso cuando poseas un contrato que marque una fecha anterior a 2017.

¿Qué gastos puedes ahorrarte al desgravar el alquiler?

Un arrendatario puede desgravarse el siguiente listado de gastos:

  • Impuestos de la vivienda. Tasa de limpieza, gastos de la comunidad, IBI, recogida de basuras, etcétera.
  • Préstamos del inmueble. Por ejemplo, la hipoteca.
  • Seguros del hogar y de alquiler.
  • Gastos del alquiler. Gestión de la inmobiliaria, contrato de arrendamiento, etcétera.
  • Agua, luz y gas. En caso de que el propietario sea quien lo pague.
  • Gastos de reparación y conservación. Esto no incluye las mejoras a la vivienda, sólo los arreglos necesarios para la habitabilidad del inmueble en cuestión.

En definitiva, para desgravar el alquiler debes cumplir los requisitos anteriormente mencionados. Sin duda alguna, los arrendatarios pueden obtener beneficios finalmente gracias a los gastos que pueden ahorrarse en un corto, mediano o largo plazo.