Una de las dudas más frecuentes entre los propietarios e inquilinos, es si hay que pagar el IVA en el alquiler de una vivienda. La Agencia Tributaria mantiene una postura muy clara sobre este tema: no, no hay que pagar el IVA. Sin embargo, es importante que consideremos algunos matices para entenderlo de la manera correcta. A continuación, explicaremos detalladamente todos los puntos que giran en torno al IVA en el alquiler de viviendas.

¿Qué es el IVA?

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), es un tipo de impuesto indirecto que suele aplicarse en España para gravar gran parte de los bienes de consumo. Se fragmenta en tres tipos en función de la naturaleza del servicio o producto en específico.

Dicho impuesto está destinado a gravar la realización de actividades profesionales. Por otro lado, también a las entregas de bienes por parte de entidades jurídicas a los consumidores. Estos últimos, son quienes terminan pagando el IVA.

Se dice que el IVA es un impuesto indirecto, debido a que no se relaciona a la renta del consumidor. A diferencia del IRPF, el cual sí está vinculado con las ganancias. En concreto, el IVA se adhiere a los productos o servicios en sí mismos, sin importar sobre quién recaiga o quién termine pagándolo. De esta manera, todos los consumidores deben pagar lo mismo por el IVA, independientemente de su patrimonio o renta.

Incluso, el Impuesto sobre el Valor Añadido, se trata de un impuesto regresivo. Dicho impuesto va sumándose a lo largo de las cadenas de suministro y producción hasta llegar al cliente final. Las entidades que fungen como intermediarias del IVA, cumplen el rol de recaudadores para el Estado. Esto, debido a que lo soportan y lo repercuten mediante una cadena descendente hasta que, finalmente, llega al consumidor.

iva-alquiler-vivienda

 

¿Cuándo se paga el IVA en el alquiler de una vivienda?

Existen diversos tipos de casos en los que el alquiler de un piso exige el pago del IVA. A continuación, los detallaremos uno a uno:

  • Debemos pagar el IVA en el alquiler de una vivienda cuando se trate de alquileres de inmuebles de obra nueva con opción a compra. Sólo cuando estén suscritos con un promotor inmobiliario. Esto, debido a que las mensualidades abonadas forman parte del pago del precio total del piso, además que la adquisición de viviendas nuevas está gravada con el 10% del IVA. Cabe destacar que esto es algo que no sucede con las viviendas de segunda mano, las cuales deben pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
  • Cuando se atribuye el piso a un tipo de uso mixto. Puede ser como despacho profesional o simplemente como vivienda. En los casos en los que el inmueble no se utilice como vivienda, deberás pagar el IVA. Aunque sólo se utilice un pequeño espacio, por ejemplo, una habitación.
  • En el alquiler o arrendamiento de pisos amueblados en los que el arrendador se compromete a prestar servicios de la industria hotelera: lavado de ropa, limpieza, toallas, sábanas, entre otros.

Supuestos en los que no se paga

Un particular que alquila su vivienda propia a otro, es el caso más común dentro del mercado de alquileres y esta transacción no está gravada con IVA. Sin embargo, debemos destacar que dicho inmueble no debe ser un tipo de alquiler con opción a compra, y tampoco debe estar destinado a uso exclusivo como vivienda.

Esta exención de dicho impuesto abarca tanto los anexos de la vivienda, como los muebles, siempre y cuando todos se encuentren arrendados en conjunto.

Es importante que incluyamos los anexos a la vivienda en el contrato de alquiler. De esta manera, la Hacienda Pública tendrá el conocimiento pleno que estamos alquilando todo conjuntamente. Si no lo hiciéramos de esta manera, sería necesario que pagáramos el IVA de un trastero o una plaza de aparcamiento, por mencionar algunos ejemplos. En resumen, las plazas de garaje y los trasteros deben estar contemplados en el contrato de alquiler del piso para estar exentos del impuesto.

También está exento de IVA el alquiler de aquellos pisos arrendados por el propietario a particulares y enfocados a un uso netamente turístico. Esto, siempre y cuando en la negociación no se incluyan servicios propios de la industria hotelera. Entre estos servicios, a ojos de la Agencia Tributaria, entran: la limpieza periódica del inmueble, la lavandería, prensa, el cambio periódico de ropa de cama y baño, custodia de maletas, gestión de reservas, entre otros.

En conclusión, podemos ser cuidadosos en los contratos de alquileres y tratar de estar exentos del IVA en el alquiler de una vivienda. Sin embargo, siempre existirá algún caso en el que debemos pagarlo y no incumplir con la normativa. Es bueno que conozcamos a detalle todos los aspectos legales que giran en torno al alquiler de inmuebles. De esta manera, evitaremos tener problemas legales futuros.