Si has recibido una vivienda por herencia o por donación, estás en la obligación de pagar la plusvalía. A continuación, te explicaremos cómo funciona la plusvalía en la herencia. No te pierdas de nada y continúa leyendo.

¿Quién paga la plusvalía en una herencia?

La persona que se ve en la obligación de pagar la plusvalía es el receptor de un bien inmueble. En el caso de que sea una herencia, estará obligado a pagar este impuesto el legatario o el heredero del bien inmueble en cuestión. Por otro lado, en el caso de ser una donación, la persona obligada a pagar la plusvalía será quien reciba la vivienda, en este caso, el donatario.

Cabe destacar que este impuesto se debe pagar solo en el caso de recibir en donación o heredar bienes inmuebles de naturaleza urbana. En otras palabras, terrenos urbanos, locales, pisos o viviendas, garajes, etc. Por otro lado, si lo que se recibe es un terreno rústico, no se pagará la plusvalía. Destacar también que tampoco se debe pagar plusvalía en el caso de recibir dinero en metálico.

 

plusvalia-herencia

 

¿Cuánto se paga en caso de plusvalía por herencia?

La base imponible y el tipo impositivo. Estos son los elementos necesarios para realizar el cálculo del importe a pagar por plusvalía.

Base imponible

Se refiere al aumento de valor que haya experimentado la vivienda donada o heredada dentro de un periodo de 20 años. Para realizar el cálculo de la base imponible debemos considerar el valor catastral y el porcentaje del aumento.

  • El valor catastral que posea el terreno justo en el momento de recibir la donación o la herencia. Este valor lo podemos encontrar en el recibo del IBI y hace referencia al valor del suelo en cuestión.
  • El porcentaje de aumento se obtiene multiplicando:
    • El número total de años que transcurrieron desde la adquisición de la vivienda hasta la donación o herencia.
    • Por un coeficiente específico que determina cada Ayuntamiento por separado. Sin embargo, no puede exceder del:
      • 3% hasta 20 años.
      • 3,2% hasta 15 años.
      • 3,5% hasta 10 años.
      • 3,7% en caso de que hayan transcurridos de 1 hasta 5 años.

En resumen, se considera el número de años que transcurrieron desde que el testador adquirió la vivienda hasta que lo recibes como donativo o lo heredas. En ese periodo se debe aplicar un coeficiente que cada Ayuntamiento establece por separado. Y, por otro lado, si han transcurrido más de 20 años, el importe a pagar no subirá.

Tipo impositivo

Lo establece cada Ayuntamiento. Cabe destacar que no puede estar por encima del 30%.

¿Cuándo se paga la plusvalía por herencia?

Las transmisiones que dan lugar a la plusvalía son la compraventa de un inmueble, la herencia o la donación del mismo. Cada una de estas situaciones tiene plazos de abono diferentes, los cuales deben contarse desde la fecha en la que tuvo lugar la transmisión del inmueble.

  • Plusvalía por herencia. El plazo para presentar una plusvalía por herencia es de 6 meses. Cabe destacar que, este tiempo comienza justo desde la fecha del fallecimiento del propietario anterior y se puede prorrogar hasta un año máximo.
  • En el caso de una compraventa o donación. El plazo que tendremos para pagar la plusvalía será de 30 días hábiles desde que ocurrió la venta o tuvo lugar la donación de la vivienda.

¿Se puede evitar el pago?

En determinados supuestos, no existe obligación de pagar la plusvalía. El primero de ellos es estar casado en régimen de sociedad ganancial. En este caso particular, cuando uno de los dos cónyuges fallece, se disuelve la sociedad ganancial. Al momento en que la sociedad quede disuelta, los bienes que se le adjudicaron al cónyuge viudo no se verán sujetos a la plusvalía. De esta manera, al disolverse la sociedad ganancial se aplaza el pago de dicho impuesto hasta que se traspasen nuevamente a futuro.

Si el régimen ganancial no es una alternativa posible, existen otras opciones para bonificar más del 90% del impuesto. En resumen, una solución para que ahorremos algunos euros. Cuando la herencia ocurre entre padres e hijos, cónyuges o ascendientes, muchos Ayuntamientos bonifican su pago. Sin embargo, todo dependerá del valor del inmueble y de las condiciones que establezca cada Ayuntamiento. Tengamos en cuenta que, evitar el pago de la plusvalía por herencia no siempre es posible, sin embargo, es posible que bonifiquemos una parte.

Si no estamos en alguno de los supuestos de exención de pago de la plusvalía, el abono debemos realizarlo durante los seis meses posteriores al fallecimiento del antiguo propietario. Tal como lo mencionamos anteriormente. En caso de no poder pagar la plusvalía, podemos solicitar una prórroga de seis meses más, sólo si se trata de una herencia.

Como hemos visto, la plusvalía es un impuesto que puede ascender a un importe considerable, por lo que igual puede convertirse en un imprevisto económico. Si necesitas liquidez puntual y tienes una vivienda alquilada puedes anticipar el cobro de hasta 12 mensualidades de alquiler con Adelanto.

¡Infórmate ya!