El burofax es un documento legal que conviene conocer por si nos enfrentamos a situaciones en que sea necesario utilizarlo. Por ello, vamos a verlo más en detalle en este artículo. ¡Vamos a ello!

¿En qué consiste un burofax?

Se trata de un servicio que nos permite enviar documentos de forma urgente y que tiene la capacidad de acreditar el contenido del envío en cuestión. Además, también acredita el destinatario, el remitente y su fecha de envío. A través del Burofax, podemos remitir todo tipo de documentos que requieran de una prueba ante terceros y cabe destacar que posee carácter probatorio ante tribunales.

Muchas personas tienden a equivocarse debido a su nombre, pensando que se requiere de un fax para enviarlo, pero esto no es así. Realmente se necesita una dirección postal. Es un aviso que llega directamente al domicilio de la persona a la que se le envía el documento en cuestión.

que-es-un-burofax

Supuestos en los que enviarlo

Lo más recomendable es utilizar el Burofax en aquellas ocasiones en las que necesites que quede constancia de que has notificado algo específico. Por ejemplo, si has realizado una inversión en una vivienda y ahora le estás sacando provecho alquilándola y justo llega el momento de detallar la renta mensual. En este caso, es mejor que informes al inquilino de la subida del alquiler y de la fecha exacta de la entrada en vigor de dicha subida mediante un Burofax.

Otros ejemplos que podemos destacar sobre los supuestos en los que enviar un Burofax son:

  • Reclamación por servicios deficientes (agencias de viajes, comercio, medios de transporte, reparación de maquinaria, etcétera).
  • Reclamación de desperfectos al constructor de un inmueble.
  • Comunicación del vencimiento de pólizas.
  • Reclamación de multas de tránsito.
  • Comunicaciones entre propietario e inquilinos y viceversa. Por ejemplo, si tu inquilino no paga el alquiler, es recomendable enviar un burofax por impago del alquiler.
  • Comunicar resoluciones de junta de accionistas/vecinos/comuneros/socios.

¿Cómo enviar un burofax?

Siguiendo con el tema sobre lo que es un Burofax, ha llegado el momento de explicar cómo se envía. Hoy en día cuentas con dos opciones, puedes hacerlo a través de la Oficina de Correos o mediante su plataforma web.

Enviar un Burofax en la Oficina de Correos

En esta opción, lo único que debes hacer es llevar los documentos que necesites enviar a la Oficina de Correos y notificar que deseas enviar un Burofax. A continuación, deberás rellenar la instancia que te entregarán, pagar la tasa que te soliciten y listo.

Enviar un Burofax online

Esta alternativa está siendo muy utilizada actualmente. Lo bueno de ella es que te permite enviar un burofax a cualquier hora y desde cualquier sitio en el que te encuentres. Debes seguir los siguientes pasos:

  • Debes tener los documentos que deseas enviar en PDF. Este tipo de formato es el indicado debido a que es uno de los más complicados de modificar. De esta forma, te aseguras que el destinatario recibirá el archivo tal y como tú se lo enviaste.
  • Cuando reúnas toda la documentación, deberás registrarte en la Oficina Virtual de Correos y dirigirte a la sección de envío de Burofax. Cargas los documentos en cuestión, rellenas todos tus datos de contacto y seleccionas si quieres algún servicio adicional.
  • El pago del servicio prestado lo puedes realizar con tarjeta de crédito, a través de PayPal o cargarlo en tu cuenta de Correos.
  • Luego de efectuar el pago, el burofax queda listo y se te hace entrega del recibo del envío que solicitaste.

¿Cuánto cuesta enviar un burofax?

Ten en cuenta que enviar lo que es un burofax no es barato como muchos piensan. En Correos, puedes realizar el envío de un burofax de una sola página desde unos 7 euros. Sin embargo, el mismo nos costará más de 25 euros en el caso de que solicitamos un acuse de recibo y certificación de entrega.

Diferencias entre burofax y carta certificada

La diferencia es muy notable. Básicamente, la carta certificada no acredita el contenido que se ha enviado, es decir, sólo acredita que se ha hecho entrega de una comunicación. El receptor puede alegar, en este caso, que recibió un sobre, pero que dicho sobre estaba vacío o que contenía páginas sin rellenar, en blanco.

Por esta razón, cuando se trata de un documento muy importante, muchas personas prefieren enviar un burofax y, de esta forma, evitan todo tipo de malentendidos.