El contrato de alquiler se puede rescindir en el momento que se crea conveniente, no obstante cada una de las partes debe cumplir con unas obligaciones en el caso de que se rompa antes de tiempo. Trataremos esta cuestión a continuación.

Casos de rescisión del alquiler

El inquilino debe pagar la renta del inmueble mínimo durante seis meses, independientemente de que se quiera ir antes. El inquilino también puede rescindir en contrato pero si lo hace antes de tiempo tendrá que indemnizar al inquilino. No obstante no tendrá que hacerlo cuando el inquilino:

  • No le paga
  • Si hace obras no consentidas
  • Si cede la casa a otra persona
  • Si deja de usarla como vivienda habitual
  • Desarrolla en ella actividades molestas
  • Para uso personal: En arrendador puede llegar a tener la necesidad de hacer uso personal de la vivienda. También puede utilizar la vivienda en este caso un familiar de primer grado de consanguineidad o un excónyuge. En el caso de que se quiera hacer este uso debe de haber transcurrido un año desde la firma del contrato y se debe avisar con dos meses de antelación.

Por su parte el inquilino podrá finalizar con el contrato antes de tiempo en el caso de que ocurra alguna de estas acciones:

  • Porque simplemente se quiere abandonar la vivienda: Podrá abandonar la vivienda si han transcurrido seis meses y habiendo avisado con 30 días de antelación.
  • Si el propietario de la misma perturbe el uso de la vivienda arrendada.
  • Si el propietario de la vivienda no realiza las obras necesarias para la habitabilidad de la vivienda

De todas formas, el inquilino si quiere terminar con el contrato deberá conocer bien los puntos especificados en el contrato sobre la finalización del contrato antes de tiempo, puede que se reste la parte proporcional, de la fianza, por el tiempo que falta hasta finalizar el contrato.

Cómo comunicar el fin del contrato

El fin del contrato se debe avisar con un periodo de un mes o 15 días de antelación, según lo estipulado en el contrato y se debe comunicar de forma obligatoria a la otra parte. El aviso es conveniente que se haga de forma escrita para que quede constancia de ello. Estas medidas son necesarias para ambas partes del contrato, tanto para el arrendador como para el inquilino. El objetivo de comunicar el fin del contrato de forma escrita es que no sucedan rupturas contractuales.

Un contrato se puede romper por diferentes razones, tanto por parte del arrendador como por parte del inquilino. El proceso puede llegar a ser complicado por ello es importante que cada una de las partes sepa cuáles son las condiciones con las que tienen que cumplir. A continuación se muestran los diferentes modelos de rescisión de contratos de alquiler y el previo aviso que se debe hacer por escrito.

 

casos-rescision-alquiler

 

Modelos de rescisión de contrato alquiler

Estos son dos de los acuerdos principales para la rescisión de contratos de alquiler:

  • Acuerdo de terminación con liquidación: Con este acuerdo se terminan todas las obligaciones contraídas. Permite no sólo la entrega de las llaves, así como el fin de la relación arrendaticia y no se podrán realizar futuras reclamaciones por ninguna de las dos partes.
  • Acuerdo de terminación con retención de la fianza: Se cierran determinadas partes del contrato, porque no ha habido acuerdo o porque no han podido ser cualificadas. Regula la relación entre las partes desde la terminación del alquiler hasta la liquidación de las obligaciones. La retención de la fianza puede ser total o parcial.

El arrendador recupera la vivienda en el momento que esté vacía. Es posible que el arrendado se encuentre la casa con desperfectos pero esto se puede deber a al simple uso que se ha hecho de la casa. El arrendador tiene un mes, desde que el inquilino deja la vivienda para poder comprobar los desperfectos que puede haber y después devolverle la fianza que se había estupilado en el contrato.

Por qué firmar un modelo de rescisión de alquiler

Debido a que el deseo de rescindir el contrato puede dar lugar a imprevistos y problemas, desde Adelanto recomendamos la elaboración y firma de un modelo de rescisión de contrato en el que se expongan las cláusulas que deben tenerse en cuenta al momento de querer rescindir.

Asimismo, recomendamos que sea un abogado, o persona experta en temas inmobiliarios, quien redacte este documento puesto que cada modelo es distinto y debe atenerse a los requisitos de las partes.